preguntas

foto_preguntas

¿Para qué sirve una psicóloga?

Estamos acostumbrados a que podemos con todo. Sentimos que lo normal es avanzar y nos sentimos muy frustrados cuando no es así. De vez en cuando necesitamos una mano para poder seguir. Un punto de vista externo que nos haga reflexionar y tomar la opción correcta. Para eso servimos los psicólogos. Para trabajar con el paciente las dificultades que no puede abordar solo. En algunos casos será necesario un diagnóstico, en otros solo proporcionar las herramientas para lograr salir de un mal momento.

¿Cuándo debería pedir ayuda?

Entendemos que una persona se debe plantear ir al psicólogo:
Según el nivel de malestar o sufrimiento que padece, al margen de la importancia que le den los demás.
Si su vida empieza a estar condicionada por ese malestar o algunas de sus áreas están afectadas: trabajo, relaciones sociales, familia, economía, etc…
Si la persona desea crecer en algún aspecto de su vida con el objetivo de mejorar su bienestar.

¿Qué es la salud mental?

Según la Organización Mundial de la Salud, se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, trabajar de forma productiva y fructífera, y es capaz de hacer una contribución a su comunidad. Hablando más en general «la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Nuestra salud no se mantiene siempre de la misma manera. Puede haber momentos puntuales en los que la salud se resienta en alguno de los puntos mencionados. Lo importante es mantener cierto equilibrio a lo largo del tiempo que permita tener una vida satisfactoria.

¿Cómo es una terapia?

Consiste en un número de sesiones en las que, guiado por el psicólogo, el paciente trabaja el autoconocimiento y la toma de conciencia en relación a sus emociones, pensamientos y conductas; con el objetivo de aprender a manejarse mejor consigo mismo y en relación con los demás.

¿Cuánto dura una terapia?

Las sesiones tienen una duración media de 1 hora, con una frecuencia semanal o quincenal, teniendo en cuenta el tema que se va a tratar. La duración total del proceso terapéutico estará sujeta al tipo de asuntos que se aborden, así como a la capacidad de la persona para producir el cambio. Cada persona tiene su ritmo, no es comparable el tratamiento entre dos personas.

¿Qué es la confidencialidad?

Es la obligación deontológica y moral que muchos profesionales, sobre todo los de la salud, tienen que mantener respecto a sus pacientes. La información que se recoge en las sesiones de terapia está protegida por la ley de protección de datos, por lo que no podrá ser utilizada más que para fines terapéuticos. En caso de tener que contar con más profesionales a los que consultar, el paciente será debidamente informado y podrá negarse a ello si no está de acuerdo. COCODOC cumple con la normativa establecida por la Ley 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de carácter personal.

¿Cuál es la diferencia entre un psicólogo y un psiquiatra?

La diferencia fundamental es que los psiquiatras son médicos y los psicólogos no. Esto supone que el tipo de tratamiento que ejercen en los pacientes es distinto. Hay ocasiones en las que una terapia sin medicación puede ser suficiente y muy eficaz. Sin embargo, en otras ocasiones, será necesario controlar químicamente algunos síntomas que interfieren con la vida de la persona. También es probable que con algún tipo de enfermedad mental se necesite a los dos profesionales para un tratamiento integral.

¿Es necesario que alguien me acompañe?

Según lo que el paciente quiera o el tipo de problema que se quiera plantear. Por supuesto que si el tema está relacionado con la familia, pareja, trabajo, será mucho más útil trabajar con las partes implicadas. Puede haber información de las personas que nos rodean que ayude en la identificación del problema y en su tratamiento.

Si tengo esquizofrenia ¿tengo que ir obligatoriamente al psiquiatra?

La esquizofrenia es una enfermedad mental desconcertante y de la que no se sabe todo: las causas, el origen… lo que sí sabemos a día de hoy es que tiene una parte muy importante de desequilibrio químico que es necesario controlar con medicación. Dicho esto, los psicólogos tenemos un papel fundamental en la recuperación de pacientes con esquizofrenia. Una vez controlados los síntomas más graves, y según las posibilidades del paciente, se pueden recuperar algunas de las habilidades que han quedado menguadas: habilidades sociales, autocuidado, higiene, actividades cotidianas, autoestima, memoria, concentración, comunicación… Un buen conocimiento de la esquizofrenia, así como aprender a detectar cuándo se acerca una crisis, garantiza una mejor calidad de vida a largo plazo. La combinación del trabajo psiquiátrico con el psicológico garantiza una mayor estabilidad y pronóstico en el desarrollo de la enfermedad.

Con un trastorno bipolar ¿tengo que tomar para siempre la medicación?

Como en el caso de la esquizofrenia, también estamos hablando de una cuestión química. Algunos de los síntomas del trastorno bipolar serán controlables con la medicación (litio, etc…). Sin embargo, es también un tipo de enfermedad que requiere un buen conocimiento de la evolución personal para evitar crisis o recaídas.

¿Cómo se tratan los trastornos de personalidad?

En este caso es un asunto menos claro. No todos los tipos de trastornos de personalidad (paranoide, narcisista, por dependencia, límite…) serán susceptibles de recibir tratamiento psiquiátrico. En ocasiones se pueden controlar algunos síntomas con medicación (tales como la ansiedad, la impulsividad o la depresión). Sin embargo, en este caso la labor de un psicólogo especializado es fundamental. El conocimiento a fondo de este tipo de trastornos y el trabajo de terapia con los pacientes puede ayudar a que su vida no esté tan perjudicada, a evitar ingresos en psiquiatría y a mejorar notablemente el desarrollo personal y profesional de quienes lo padecen.

La familia de la persona afectada por algún malestar mental, ¿tiene un papel importante?

Podemos decir que la familia y quienes nos rodean juegan un papel fundamental en nuestro día a día. Además, puede que asuman el papel de cuidadores en los casos más graves. Conscientes del esfuerzo que esto supone y lo complicado de asumir, en COCODOC atendemos también a las familias bien en conjunto, bien por separado. Con la mayor confidencialidad. Con el objetivo de proporcionarles pautas para ser unos cuidadores eficaces, con un menor riesgo de agotarse o de tirar la toalla con el tiempo.